CONOCE A TU DENTISTA

El rostro humano del Comité de Medidas Disciplinarias del Colegio Odontológico de Lima

0

Este grupo de trabajo sintetiza el espíritu de integridad y ética de nuestra institución. Está conformado por personas intachables en su práctica profesional y con una dilatada trayectoria de vida, tiene la difícil tarea de proveer justicia en el Colegio Odontológico de Lima a través de sus conocimientos en procesos disciplinarios y su relación con el ejercicio de la profesión odontológica. En estos últimos tres años, esta comisión ha atendido más de 50 casos de infracciones al Código de Ética y Deontología. Pero debemos decir que su misión es también proteger a los colegiados respecto a las omisiones o errores en que los cirujano dentistas puedan incurrir durante sus actividades. Sus competencias en el manejo de denuncias, dictámenes y resoluciones, son óptimas. Pero detrás de esta imagen hay personas. A continuación conozcamos a dos de sus integrantes.

DRA. MARTHA SARMIENTO DE VILLENA

Nació en Nazca en la región Ica. Estudió en el Colegio Rosa de América y realizó sus estudios superiores en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Es promoción 1961, la misma que acogió a personalidades de la odontología como los doctores Washington Casablanca Aneris Cabrera y David Loza. El curso que más le gustó fue nosografía y su tesis se llamó “Recuento de eoscinófilos en pacientes de tuberculosis”.

Ha sido presidenta de la Asociación Iberoamericana de Ortodoncistas, capítulo peruano y presidenta de la Sociedad de Odontopediatría. También ha sido miembro del Comité de Ética, Deontología y Medidas Disciplinarias del COP. Es miembro de la International College of Dentist y de la Asociación Peruana de Odontología para Bebés.

– ¿Cómo nació su interés por la odontología?

– Mi mamá me decía que estudie odontología porque si estudiaba medicina humana, cuyos estudios duran nueve años, me iba a casar a mitad de la carrera y no iba a terminar. Ella veía ese peligro. Entonces, escogí entre todas las carreras de ciencias a la odontología. Era lo más cercano a medicina.

– ¿Cómo así después de un largo recorrido como odontopediatra y ortodoncista arribó a comisiones institucionales de ética?

– El que me llamó fue el doctor Juan Price. Yo ya había tenido varios cargos dentro del Colegio Odontológico junto al Dr. Naldo Balarezo. Ya conocían mi trabajo.

– ¿Qué le suscitó trabajar en temas de comportamiento y decoro profesional?

– Vengo de una familia muy recta, sobretodo por el lado materno. Son muy estrictos, firmes y muy justos en sus decisiones. Entonces, cuando me llamaron para ética, me sentí muy identificada con este trabajo.

– ¿Qué me dice del concepto de ética a través de los años?

– Los problemas siguen siendo los mismos. Recuerdo que nosotros sí cortamos el hecho de que los dentistas salgan en los anuncios publicitarios en medios de comunicación. En el 2006, llamamos a todos los que anunciaban por televisión. Y en el 2009 los que conformamos el Comité de Ética, Deontología y Medidas Disciplinarias del COP hicimos la primera edición del Código de Ética y Deontología del Colegio Odontológico de Perú.

– ¿Cómo percibe ahora usted este tipo trabajo?

– Ahora observo que hay más casos de mala praxis. Eso se debe a que los odontólogos no salen muy bien preparados. Además, veo que estamos masificados, lo que conlleva a una dura competencia y esto a su vez a la ejecución de infracciones en el decoro y la ética en el ejercicio profesional.

JULIÁN ÁNGELES CARRASCO

Nació en Yungay, Ancash, y estudió en el Colegio Santa Inés. Viajó a Lima e ingresó a la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en 1955. Fue miembro del centro federado y delegado de su facultad ante la asamblea universitaria. Término sus estudios en 1959 y entró a esa universidad como ayudante de cátedra en 1960. Fue nombrado docente en 1962 y allí se quedó hasta 1995.

En el plano institucional, fue secretario general de la Asociación Odontológica del Perú, precursora y gestora del Colegio Odontológico del Perú. Luego, participó en la época auroral del Colegio Odontológico durante el decanato del primer decano, Dr. Oscar Serrudo. Asimismo, colaboró en las juntas electorales durante el decanato del Dr. José Ingunza en Lima los años 1970 y 1971. También fue secretario del Dr. Isidro Ronquillo, decano de Lima en 1974; y secretario del Dr. Roberto Beltrán, decano nacional en el periodo 1996 -1997. Ha sido vicepresidente y es actual miembro honorario de la Sociedad Peruana de Prótesis Dental y Maxilofacial.

– ¿Por qué decidió ser odontólogo?

– Mi padre murió en 1952 y tenía que decidir. Yo quería una carrera médica pero optar por medicina humana era estudiar 8 o 9 años. Lo más similar era la odontología. Tenía menos años de estudio. Así, San Marcos y la odontología fueron los elegidos.

– ¿Cómo empieza a situarse en el tema ético?

– En la medida que se me pide apoyar yo estoy presente. Hay que ver que las cosas sean correctas. Yo colaboro con fe, con esperanza, con cariño a nuestra institución que algunas veces decae de acuerdo al sesgo de sus directivos en cuanto al tema político y a sus entornos. Recuerdo que cuando se creó el Colegio Odontológico había una gran expectativa. Se pensaba que la institución iba a arreglar un conjunto de cosas.

– ¿Ha formado parte de otros comités de medidas disciplinarias?

– Fui parte del Comité de Ética, Deontología y Medidas Disciplinarias con el Dr. Washington Casablanca en 2006 y 2007. Después me llamó el Dr. Miguel Saravia en 2009 y 2010, también en el COP. Tengo la costumbre de aislarme de quienes dirigen el colegio. Creo que dentro de la ética es lo que se debe hacer. Debemos ofrecer un mensaje. En estos periodos no me interesó que tendencia tenían los directivos. Solo tuve el afán de colaborar sin importar posiciones políticas. Lo hice buscando criterios y valores.

– ¿Cómo analiza la percepción de la ética en los jóvenes colegiados?

– Ha decaído bastante. Hay una concepción diferente desde que se ha masificado la profesión. La expectativa para que el Colegio Odontológico solucione los problemas ya no existe. El colega que se recibe ve al comité como un acápite más. La institucionalidad se ha perdido mucho. Culpo mucho de esta realidad a la formación en las universidades, en donde el interés es únicamente económico. Ética significa respeto a la institución, a los colegas y al tratamiento adecuado a los pacientes.

Comité de Medidas Disciplinarias del COL. De izquierda a derecha, doctores Jorge Del Arca Castillo, Martha Sarmiento de Villena, Edisson Camarena (asesor legal), Julián Ángeles Carrasco, Edith Villegas Alvarado, y Luis Cabrejos Pinto.

Comité de Medidas Disciplinarias del COL. De izquierda a derecha, doctores Jorge Del Arca Castillo, Martha Sarmiento de Villena, Edisson Camarena (asesor legal), Julián Ángeles Carrasco, Edith Villegas Alvarado, y Luis Cabrejos Pinto.

De izquierda a derecha, Dra. Teresa Virhuez Díaz, presidenta del Comité de Medidas Disciplinarias del COL, Dra. Martha Sarmiento y Dr. Julián Ángeles.

De izquierda a derecha, Dra. Teresa Virhuez Díaz, presidenta del Comité de Medidas Disciplinarias del COL, Dra. Martha Sarmiento y Dr. Julián Ángeles.

Compartir.

Acerca del autor

Dejar una respuesta

captcha

Por favor escriba las letras de la imagen distorsionada