CONOCE A TU DENTISTA

Cuota societaria y habilidad

¿Cómo pago mi cuota societaria?

  1. Acercándote a cualquier agencia del Banco de Continental: soles Nº:  0011-0178-1901-0000-1240
  2. Escanear voucher y enviarlo al correo economia@col.org.pe
  3. Acercándote al Colegio Odontológico de Lima, Cl. Carlos Tenaud 255. Miraflores.
¿Dónde pago mis deudas anteriores?

Colega, si usted tiene deuda anterior a enero 2012, es decir, desde diciembre 2011 hacia atrás, puede acceder a nuestro Programa de Habilitación.

Haga clic aquí para informarse.

 

¿POR QUÉ ESTAR HABILITADO?

Cuántas veces se habrá preguntado usted, amigo cirujano dentista, por qué debo estar habilitado, por qué debo pagar mi cuota societaria, qué beneficios obtengo por estar al día si nada ni nadie me impide ejercer la profesión en el ámbito privado.

La habilidad es un requisito legal para el ejercicio de la profesión odontológica en nuestro país, según el artículo 2 de la Ley 15251, ley de Creación del Colegio Odontológico del Perú, modificada por la Ley 29016. Esa sería una razón más que suficiente para tener que estar al día en los pagos de las cuotas societarias.

Sin embargo, hay otras razones por las que se requiere estar habilitado para ejercer la profesión, que están relacionadas más con el fundamento moral y la responsabilidad social que cada persona debe tener como miembro de la sociedad.

Primero debemos definir qué es estar habilitado. Esta condición implica pagar en los plazos establecidos la cuota societaria que es de 20 soles mensuales, abonados por adelantado y de manera semestral.

Estos abonos tienen varios fines, entre ellos otorgar beneficios que favorecen directamente al colegiado.

La habilidad lo convierte en un miembro activo de la institución, que no solo lo sujeta a la potestad de imperio del Colegio y posibilita que éste verifique si cumple con sus obligaciones y ejerce correctamente la actividad profesional, según las normas institucionales y éticas que cada Colegio dicta, sino también le da derecho a la defensa legal en caso sea objeto de alguna denuncia penal por mala praxis.

Sin un colegiado es denunciado penalmente por una mala praxis y además está inhabilitado, constituye un agravante, lo que perjudicaría su condición legal. Al margen de alguna denuncia penal, el colegiado puede acceder a asesoría legal y contable para el buen funcionamiento de su consultorio.

Además, puede acceder, según sea el caso, a congresos nacionales e internacionales, conferencias, entre otras actividades científicas, a las que quizás no se tenga la facilidad de acceder con lo cual se mantienen actualizado.

Un beneficio que quizás pocos conocen o reclamen son los que recibirán a través del Fondo de Previsión Social al que tienen derecho todos los cirujano-dentistas a partir de la colegiación. Todos los profesionales de la Odontología desarrollan su ejercicio profesional, en su mayoría, en el ámbito privado y muchos carecen de un seguro médico o de previsión social.

El Colegio a través de este Fondo de Previsión Social otorga un fondo económico a sus asociados por concepto de fallecimiento, sepelio, enfermedad o accidente, maternidad e invalidez, lo que constituye una ayuda importante para muchos colegas.

Asimismo, gracias a la cantidad de agremiados habilitados se pueden suscribir convenios más favorables para la institución que permitan otorgar beneficios para sus socios como el reciente convenio con la clínica San Pablo, que otorgará primas con descuentos para que muchos profesionales de la Odontología cuenten con un servicio médico de buena calidad y a su alcance.

Existen otros beneficios como la participación en actividades sociales gratuitas entre las que podemos mencionar el Día de la Madre, el Día del Padre, donde los cirujano-dentistas ganan grandes premios, pero por sobre todas las cosas, estar habilitado constituye un deber moral y de responsabilidad social, ya que implica un fondo, por mínimo que este sea, que recibe el Colegio para vigilar el buen ejercicio de la profesión, denunciar a aquellos que no son dentistas y ejercen sin ningún escrúpulo, constituyendo una competencia desleal para el cirujano-dentista colegiado y habilitado. Además de realizar actividades para la promoción de la salud bucal entre la población.